Ex Alumno de nuestro liceo practicó masajes de reanimación al caballo Fumón


Publicado por jaime carvajal
Publicado el 17 de Junio del 2016
Categoria: Noticias

El equino cayó a un pozo y estuvo cerca de 5 horas con la mitad de su cuerpo enterrado.

Con un final feliz terminó el rescate de un caballo que cayó a un pozo en el kilómetro 5 del valle de Lluta, hasta le realizaron técnicas de reanimación para que pudiera sobrevivir.

El equino de nombre "Fumón", fue encontrado de espalda con la mitad de su cuerpo succionado por el barro y el agua.

Quienes salvaron al animal fueron los voluntarios de la Unidad de Rescate de la Segunda Compañía de Bomberos, quienes por más de tres horas realizaron maniobras para rescatar al equino. Trabajo que no fue nada de fácil, ya que estaba con la mitad de su cuerpo enterrado.

El teniente segundo, José Avalos Pérez de 24 años fue el voluntario que le realizó las técnicas de reanimación al animal.

Contó que al llegar al lugar se encontraron con el caballo dado vuelta, en un pozo de casi dos metros de profundidad.

Dijo que estaban en plena maniobra para poder sacarlo y fue justo en ese momento que el animal le dio un paro respiratorio.

"Le agarré la oreja izquierda, puse mi rodilla en la axila del caballo y con el propio peso de mi cuerpo le comencé a realizar masajes cardíacos. Estuve alrededor de 30 segundos y logré reanimarlo. Di gracias que el caballo volvió a la vida", planteó.

No fue fácil

José contó que las probabilidades que "Fumón" viviera eran pocas, ya que los equinos son muy delicados; explicó que como el caballo estuvo de espalda por varias horas se llenó de gases, siendo otras de las complicaciones que debieron enfrentar.

"El caballo llevaba muchas horas mojado y por el frío le dio hipotermia y tenía pocas posibilidades de sobrevivir".

Está vivo

Sin embargo, ayer el dueño del animal se contactó con este joven voluntario y le informó que el animal está vivo. Le dio las gracias a los voluntarios que participaron del rescate.

La historia de "Fumón" es bastante particular, lo dejaron abandonado y fue adoptado.

El nuevo dueño contó que llegó desnutrido y el día que se cayó, el animal estaba bebiendo agua.

Este joven voluntario es técnico agrónomo. Con mucho orgullo contó que estudió en el Colegio Francisco Napolitano y que lleva seis años en el Cuerpo de Bomberos Arica y no es la primera vez que rescata a un animal. Ha salvado a perros y gatos desde la cima del Morro.

"Soy uno más de los voluntarios de la segunda compañía. Estamos en constante capacitación para enfrentar este tipo de emergencias".

Fuente: Diario "La Estrella de Arica" 
http://www.estrellaarica.cl/impresa/2016/06/14/full/cuerpo-principal/4/






Ir arriba